lunes, 5 de noviembre de 2018

Materiales, mantenimiento y reparación de tanques

 Tanques de almacenamiento

Un tinaco es un depósito enorme que normalmente se sitúa en las azoteas de las casas o edificios, su misión principal es almacenar agua con el fin de poder dispensarla a las habitaciones del lugar. Su uso es muy común ya que ofrece distintas ventajas y asegura el abastecimiento de agua en el hogar.


Como el tinaco es el depósito de agua que consume la familia, debe estar en excelentes condiciones en todo momento. Para garantizar su correcto estado hay que realizar un mantenimiento y verificación constante, previniendo afectaciones en la salud de las personas que consumen el agua almacenada.

Un aspecto básico, es que el tinaco debe permanecer en todo momento tapado para evitar la contaminación del agua. También se recomienda verificar que la tapa del tinaco tenga cómo asegurarla para evitar que se mueva con el viento, o algún otro motivo, pues dejaría desprotegido el contenido.


Antes de realizar cualquier mantenimiento al tinaco deberás cerrar la llave de paso para evitar la pérdida de agua, de preferencia ciérrala uno o dos días antes de hacerle el mantenimiento, según sea el gasto de la familia y la capacidad del tinaco. De esta forma cuando se destape para los trabajos no se perderá agua de más y el tinaco solo tendrá de 10 a 15 centímetros del líquido en el fondo.

Utiliza un cubre bocas o máscara antes de trabajar en el mantenimiento del tinaco, como protección personal para evitar respirar los productos desinfectantes. También utiliza guantes y ropa de trabajo con camisa de manga larga y pantalón largo para evitar el contacto de tu piel con el detergente.

Coloca un tapón en la salida de agua para evitar que los sedimentos se cuelen a la tubería de la casa.

En una cubeta con 20 litros de agua agrega 3 tapas de cloro y un poco de detergente que haga espuma. De esta forma se puede revisar el área que se ha lavado.

Lava las paredes y el fondo del tinaco con un cepillo de mano. Con un trapo limpio retira la suciedad que se va desprendiendo y en otro envase con agua limpia se va enjuagando ese mismo trapo; el contenido de este envase o cubeta debe vaciarse en la coladera y reponerse con agua limpia.

Repite el proceso de limpieza hasta que el tinaco se encuentre perfectamente limpio y sin rastro de jabón.

Retira el jabón, despeja el tinaco y abre la llave de paso para el llenado. Déjalo llenando por unos 10 o 15 minutos antes de que el agua sea utilizada para cocinar o cualquier otra actividad regular.

Se recomienda que realice este mantenimiento cada 6 meses. Es mucho más práctico que la limpieza se realice entre dos personas para hacer correctamente cada paso.


No hay comentarios:

Publicar un comentario