miércoles, 10 de mayo de 2017

¿Tiempos malos para la construcción en México?




La población en México aumenta de manera constante cada año. Las granes zonas metropolitanas de nuestro país –Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Puebla, Juárez, Tijuana…- se expanden en área para poder albergar a quienes desean habitar en ellas, y el gobierno federal, como consecuencia, pone en marcha una serie de programas que incentivan la construcción de viviendas.

A pesar de esta realidad, 2017 “representará una gran dificultad”, para la industria de la construcción, según declaraciones que hizo Gustavo Arballo, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción.

Según datos publicados este año por el diario El Economista en el último trimestre del año pasado, en 2017 la industria de la construcción presentará un crecimiento de entre 1.5% y 2%, menor al 3% que se había proyectado con anterioridad. Esto hace suponer que el año en curso será malo y difícil para la construcción.

De cara a estas cifras, que representan una desaceleración respecto al año 2015, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), firmó un convenio con una institución bancaria que permitirá el desarrollo del sector. El propósito del acuerdo es la obtención de créditos, es decir, nuevas opciones de financiamiento para los constructores, que se podrán emplear en distintos proyectos de infraestructura: hidráulicos, obras privadas, carreteras, etcétera.

Durante el sexenio de Peña Nieto, el gobierno federal anunció una serie de medidas diseñadas para impulsar la construcción de viviendas, las cuales detonarían una inversión de 370 mil millones de pesos, con el propósito de ayudar a las familias que tienen ingresos bajos.

El Programa Nacional de Infraestructura, sin embargo, está limitado a la consecución de los objetivos de la presente administración federal, por lo que está elaborado con vista en 2018, aunque hay proyectos, como el nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, que están pensando a largo plazo.

Arballo reconoció que México, y su economía, no pueden estancarse en 2018, sino que se debe pensar a futuro. Según información recogida en El Financiero, se está planeando la elaboración de un documento que ayude a tener una mejor planeación en obras que contribuya a dejar en claro que el compromiso del sector de la construcción no es con determinada administración federal, sino con el país.

Una de las cosas que se pretende poner en marcha para incentivar el sector de la construcción es “buscar recursos de la banca de desarrollo mundial para generar un fondo de infraestructura adicional”. Lo que afirmó el presidente de la CMIC es que hay dinero del sector privado que puede sustituir, en parte, la falta de recursos que aportan las instancias gubernamentales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario