lunes, 9 de enero de 2017

TRES PASOS PARA MEDIR LA CALIDAD DE LOS TINACOS Y CISTERNAS



Una buena constructora nunca subestimará la importancia de tener un tinaco y/o una cisterna de calidad en la obra. Es esa parte típica que quizás no dará problemas muy seguido pero que cuando lo hace te hace quedar muy mal. 

De todas formas, existen tres pasos muy sencillos que puedes seguir para asegurarte que el tinaco y la cisterna que instalaron es de máxima calidad: 

1. Siempre revisa la ficha técnica del tinaco para asegurar que los procesos y las condiciones de instalación son las óptimas, así como entender las reglas de mantenimiento que se deben seguir en el futuro. En el caso de la cisterna, hay que revisar el plano de construcción para estar seguros que el diseño estructural está bien hecho.

2. Tanto en la cisterna como en el tinaco, es de vital importancia que todo quede sellado y la estructura sea completamente hermética. Para asegurarte que esto sea así, supervisa el procedimiento constructivo, checa que todo esté bien puesto y las entradas y salidas estén perfectamente selladas. También hay que revisar que la cisterna no esté aguantando mucho peso por estar bajo tierra.

3. El último paso es un control de calidad básico y simple: llena el recipiente y revisa si el nivel del agua disminuye. Si baja significa que no está bien sellada la estructura y hay que hacerla nuevamente o traer otra. 

Lo más importante, además del producto en sí mismo, es garantizar que el proveedor se comporte de la forma que tú necesites: con calidad, servicio y tiempos de entrega impecables. Un buen proveedor hará todo mucho –muchísimo- más sencillo. 





LAS 5 MEJORES VENTAJAS DE UN PROVEEDOR EFICIENTE, CONFIABLE Y ESTABLE





 1. Ahorras tiempo: el tiempo es dinero, especialmente en un proyecto de construcción. Entregas retrasadas o a destiempo te obligan a tener que mover las fechas de entrega o peor, hacer las cosas rápidamente y mal hechas. Por el otro lado, tener un proveedor que pueda entregar de manera inmediata y confiable hará maravillas por tu proyecto, incluso si tienes que pagar in poco más.

2. Entregas cosas de mejor calidad: tener los materiales que necesitas en el momento que los necesitas, no es algo que se debe tomar a la ligera. Si tus herramientas y el producto que estás manejando es de buena calidad y los plazos de tu planeación están siendo respetados, no hay ninguna razón por la cual el acabado final de los componentes del proyecto sea nada menos que perfecto.

3. Tienes menos estrés y más seguridad: por fin podrás dejar de preocuparte y enfocarte más en hacer tu trabajo bien. Además, no debes subestimar lo increíble que es disminuir la presión del trabajo, aunque sientas que eres bueno llevándola, siempre será mejor para el negocio y tu salud que las cosas se compliquen lo menos posible.

4. Eres más atractivo para tus clientes: si tienes buenos proveedores, puedes prometer plazos más cortos de trabajo y ofrecer la misma o mejor calidad que la competencia, incluso te puedes dar el lujo de cobrar un poco más y seguir siendo competitivo.

5. Te puedes dar el lujo de supervisas menos y dedicarte a varios proyectos a la vez: por supuesto, siempre tienes que tener en cuenta que si algo sale mal, quien debe responder eres tú, pero si tienes proveedores de confianza con los que has trabajado incontables veces y de los cuáles estás seguro de su intachable ética de trabajo, puedes perfectamente soltar las riendas un poco teniendo la 
seguridad que el caballo no se va a desbocar. Seguramente esto es algo que suena demasiado bueno para ser verdad pero se puede, no lo dudes.





LAS 3 CARACTERÍSTICAS PARA IDENTIFICAR AL MEJOR PROVEEDOR DE MATERIALES



Un buen proveedor, como todo buen político, es muy difícil de encontrar pero no son un mito. De la misma forma, igual que en la política, en el mercado de los proveedores te encontrarás con muchos que juran ser de los mejores cuando en realidad está muy lejos de serlo. Sin embargo, hay formas de identificar con facilidad si el proveedor que quieres contratar realmente está a la altura de lo que propone.

1. Tiempos de entrega: lo ideal es que tenga disponibles tiempos de entrega inmediatos y que cumpla siempre con esos tiempos o que al menos tenga un margen de error muy pequeño. No es mala idea preguntar si cuentan con stock suficiente para manejar tu pedido, si es una empresa que constantemente aplaza las fechas, es muy probable que sea porque no tienen un inventario capaz de almacenar la cantidad necesaria de materiales, lo cuál a ti no te conviene en lo absoluto. No te fíes de lo que te dicen, pregunta a otros clientes que hayan tenido si quedaron contentos con el servicio que les ofrecieron.

2. Calidad: antes de hacer cualquier pedido a gran escala asegúrate de solicitar muestras de lo que te van a entregar. También tómate el tiempo de ir y conocer personalmente a la persona con la que harás negocio. Si al recibirte es impuntual, poco presentable y habla con poca educación seguramente eso se verá reflejado en la calidad de su trabajo.

3. Precio: la mejor forma de saber si el precio es bueno es determinando si la calidad es buena y los tiempos de entrega son óptimos. Si ambos lo son, pagar un poco más por este proveedor es lo justo, pero no lo será pagar 50 o 60% más que con otro proveedor similar. Siempre debes comparar precios con otros proveedores en el mercado que ofrezcan un servicio similar y ver si sus propuestas realmente se acercan. También es cierto que tener un conocimiento profundo del mercado te da mayor poder de negociación para cerrar tratos más favorables para tu empresa.

Si tu proveedor cuenta con estas características, felicitaciones, acabas de hallar un tesoro que no todos tienen la suerte de encontrar, aprovéchalo para crecer.



AGILIZA CIERRE DE PROYECTOS - COTIZACIONES DENTRO DE TU PRESUPUESTO




¿QUÉ OPCIONES TIENES PARA BAJAR COSTOS A TUS MATERIALES DE CONSTRUCCIÓN?



Existen tres consejos muy sencillos para que reducir la cantidad de dinero que gastas con tus materiales de construcción. Siempre una buena planeación y un proveedor adecuado te ayudarán a guardar dinero cuando se trata materiales de construcción, pero las buenas prácticas son las que realmente hacen la diferencia. 

1. Cotizar muy bien: tomarse el tiempo para cotizar es vital para encontrar un buen proveedor que te ofrezca algo de calidad a un precio competitivo. Realmente existen esa clase de proveedores, no es un mito ni una leyenda, pero debes estar dispuesto a buscar y comparar muchas opciones en el mercado para conseguir lo que más convenga.

2. Comprar volumen: a cualquier proveedor, lo que más le interesa es vender rápidamente y a un buen precio los materiales que tiene disponibles, por eso mismo, si les ofreces comprar una buena cantidad de su producto a cambio de un mejor descuento por unidad, aceptarán de buen agrado. A ti como constructora también te conviene realizar este tipo de compras cuando tienes varios proyectos al mismo tiempo que requieren el uso del mismo material.

3. Evitar desperdicios: un mal corte, una mala medida o una herramienta defectuosa te puede arruinar una parte del material de construcción que al final tendrás que reponer y, por ende, gastar más. Cada material que no se optimiza hace que tu costo aumente. 

Si sigues estos consejos con rigurosidad podrías descubrir una reducción de hasta el 30% de tu costo inicial en materiales de construcción. 



PROYECTOS A TIEMPO Y DENTRO DE PRESUPUESTO.



¿CUMPLES LOS REQUISITOS PARA GANAR UNA LICITACIÓN?



Pueden haber distintas razones por las cuáles no participamos en una licitación, pero una de ellas nunca debe ser la ignorancia. 

En el siglo XXI estar desinformado es una decisión, y hay muchas formas de encontrar lo que buscas, especialmente si se trata de dependencias gubernamentales. Sin embargo, si aún tienes dudas o simplemente no se te da muy bien investigar en Internet, aquí te van los requisitos más comunes que tienes que tener a la hora de pedir una licitación. 

1. Ir a la dependencia donde quieres participar.
2. Estar dentro del padrón de contratistas (el cual es distinto para cada dependencia).
3. Estar dado de alta en hacienda y en el seguro social.
4. Presentar tu última declaración anual de impuestos.
5. Presentar tu acta constitutiva.
6. Presentar tu estado de resultados junto con tu balance general y tu capital de trabajo. 

Estos son los requisitos básicos que necesitas para participar en cualquier licitación, sin embargo, algunas cosas pueden cambiar o ser agregadas dependiendo del proyecto y la dependencia gubernamental que lo supervisará. 

Ten en consideración que usualmente la experiencia no es explícitamente pedida pero siempre tendrá ventaja una empresa veterana en el tipo de trabajo que se solicita, especialmente si trata de actividades muy especializadas. 





¿CUÁNTO TE CUESTA QUE TU PROYECTO SE RETRASE?



El costo de un proyecto tiene tres variables principales: el tiempo, la calidad y el gasto de inversión.  
Algo urgente siempre será caro y de mala calidad, y algo de mucha calidad probablemente será caro y llevará tiempo. Por mucho que nos esforcemos, esta es una realidad que no podremos evitar. 

La calidad y el costo de inversión es algo que depende mucho de la forma en la que coticemos y la cantidad de experiencia que tenemos haciendo el trabajo encargado, pero el tiempo usualmente se ve afectado por las prácticas que tenemos y nuestra ética de trabajo y sin duda es lo que termina costándonos más dinero. 

En proyectos grandes, donde existe un fuerte costo A+B, los gastos indirectos pueden pegarle muy fuerte a tu cartera y a la del tercero que está proporcionándote sus servicios. 

Si tu obra está siendo financiada, cada día que te retrases los intereses harán que aumente el costo final de tu proyecto, y ni se diga si te ves forzado a hacer modificaciones por culpa de una mala planeación. 

Si los retrasos se juntan con otros problemas de calidad y servicio podrías incluso perder la utilidad del proyecto y hasta tener que sacar de tu bolsillo. 

Si gastar un poco más te permite mantener los plazos o recuperar el tiempo perdido, sin duda valdrá la pena que inviertas ese dinero. 



PRODUCTOS ESPECIALES PARA CONSTRUCTORAS



UNA MARCA RECONOCIDA NO TE ASEGURA CALIDAD



Sólo porque te fuiste con el más guapo y popular de la escuela no significa que la cita será un éxito. De la misma forma, irte con la marca más reconocida te asegurará que tus materiales de máxima calidad. 

Es cierto que mientras más grande y formal sea la empresa, en principio, el margen de error será menor, pero aún así es importante que tengas tus propios controles de calidad para hacer ese margen aún más pequeño. 

La mejor forma de que tus controles de calidad funcionen correctamente es tener gente capacitada y con experiencia supervisando y revisando el producto que entra, sobre todo si se trata de materiales complejos como las terracerías y las estructuras metálicas. 

Por ejemplo, en el caso del concreto, es importante que cuando la mezcla llegue revisar que la temperatura es la adecuada y la mezcla está bien hecha. Incluso, lo ideal es contar con un laboratorio interno en el que se puedan hacer pruebas y utilizar muestras del producto recibido para comprobar que todo está en orden. Los que se dedican a la estructura metálica usualmente tienen cuentan con un laboratorio especializado con rayos X para poder revisar que la soldadura esté bien hecha. 

Nos agrade o no, nosotros somos los únicos que realmente pueden asegurar que todo lo referente al proyecto quedará de manera correcta y, de la misma forma, somos los más afectados si es necesario realizar obras extraordinarias y aumentar la cantidad de jornadas de trabajo. 






PROVEEDORES… DE PROBLEMAS



Independientemente del proveedor que contrates, siempre existe la probabilidad de que surjan problemas, especialmente si te decidiste por uno muy barato. Aún así, quejarse del proveedor nunca solucionará nada ni te ayudará a recuperar el dinero perdido por culpa de los retrasos. Lo mejor que puedes hacer es prepararte para los problemas y solucionarlos en el momento. 

El fallo más común que te encuentras con los proveedores son los tiempos de entrega engañosos. “Ya va para allá”, “Al rato se lo llevan”, “Ya lo mandamos pedir”… ¿te suena alguna de estas frases? Casi siempre significan catástrofe; y eso sin contar con el tiempo perdido en llamadas de seguimiento.  
La palabra del proveedor tiene sus límites, especialmente si no has trabajado con el anteriormente. Al final del día, si los plazos no se cumplen quien pierde dinero eres tú. 

No hace falta decir que la mejor forma de evitar pérdidas de dinero con respecto a los proveedores es pedir las cosas con anticipación, asegurarse que aunque lo inesperado ocurra y la Ley de Murphy insista en aparecer una y otra vez, tienes suficiente margen de error para resolver. 

Otra forma de prevenir problemas es buscar proveedores formales aunque sean más caros si los puedes costear. Es fácil identificar una empresa seria de una que no lo es simplemente por la forma en que se expresan al hacer negocios. Alguien mal hecho y mal hablado seguramente no es una persona muy seria. 

También es importante trabajar siempre con proveedores que tienen stock disponible todo el tiempo para hacer entregas inmediatas. Si por mala suerte no tiene la cantidad suficiente del material que necesitas, entonces tendrás que comprarle a distintos proveedores.

Incluso es importante preguntar los métodos de pago disponibles, ya que un proveedor que sólo acepte pagos en efectivo puede complicarte mucho el poner en orden tus pagos de impuestos.