jueves, 17 de noviembre de 2016

¿En qué debes ahorrar y en qué es mejor pagar por máxima calidad?

Ser ahorrativos es una de las necesidades más grandes que tiene cualquier constructora a la hora de sentarse a trabajar en un nuevo proyecto. Muchas veces, en el afán de querer disminuir el gasto terminamos por cortar presupuesto a cosas que necesitan tener la mejor calidad para que nuestro proyecto sea exitoso. Después,  donde realmente debemos ahorrar, salimos del paso y compramos lo primero que vemos.


Para empezar, la mejor manera de evitar esto es realizando una planeación adecuada desde el momento que se diseña la estructura. La visión estética y estilística del proyecto no debe echar por tierra las nociones básicas de administración de la construcción. Cada cosa que ponemos en la construcción tiene un costo. Toda la planeación debe estar orientada a optimizar los recursos que están a nuestra disposición.

El siguiente paso es cotizar bien, lo cual significa dedicar tiempo a buscar a los proveedores correctos que ofrecen un producto de calidad a un precio menor que el de la competencia.

Podemos ahorrar en materiales fáciles de adquirir, pero no en cuestiones especializadas que afectarán directamente nuestro proyecto. Si estamos construyendo un puente, no es buena idea ahorrar en el arquitecto y contratar a un novato. Un puente requiere medidas exactas muy bien logradas para evitar cualquier accidente. Un arquitecto veterano con experiencia en la construcción de puentes, aunque cueste un poco más, también será quien te permitirá obtener mejores resultados y optimizar mejor el uso de materiales y mano de obra. Si necesitamos que nuestra obra tenga un acabado de cemento específico, lo mejor es contratar expertos que tengan mucha experiencia realizando ese tipo de trabajo.








No hay comentarios:

Publicar un comentario