jueves, 17 de noviembre de 2016

Ahorros que salen caros

Para nadie es secreto que mientras menos jornadas de trabajo necesite el proyecto, más barato saldrá. Por eso un propósito esencial en toda planificación es reducir la duración del tiempo de construcción.

 
Los dos principales culpables de una construcción entregada fuera de tiempo suelen ser los (malos) tiempos de entrega en materiales y un personal poco calificado.

Por muy organizados que estemos, siempre sucederán problemas inesperados que hay que resolver y tener las personas adecuadas y las herramientas necesarias es lo que realmente separa a una constructora exitosa de otra que no lo es.

Por supuesto, para formar un equipo preparado hay que estar dispuesto a invertir tiempo y dinero, cosas que muchas veces parece que no tenemos; pero si realmente queremos que nuestro negocio crezca, disminuyan nuestras pérdidas y nuestros clientes queden satisfechos, es una inversión que debemos hacer.

¿Es tu constructora capaz de entregar confiablemente lo que promete a un tiempo definido? A veces la respuesta no depende de nosotros; y es entonces que tenemos que hacer ajustes en la forma que funciona la operación. Esas jornadas extra te están haciendo perder dinero… y perder clientes.


Si consideras que tu equipo está lo suficientemente preparado pero aún así les cuesta cumplir con los plazos acordados, entonces el problema radica en la planeación de los proyectos. Recuerda que la simplificación formal, constructiva y técnica es el camino más sencillo para evitar retrasos y reducir costos.









No hay comentarios:

Publicar un comentario