jueves, 7 de julio de 2016

Proyecto de hogares sustentables para mejorar la calidad de vida

Venta de tinacos económicosEl llevar agua a las comunidades indígenas sigue siendo el reto a cumplir, por ubicarse en puntos remotos con respecto al alcance que tienen los municipios para instalar y mantener una red de servicio. Es por esto que es usual que se sufran enfermedades hídricas, como problemas en la piel y diarrea.

A manera de revertir la situación y mejorar la calidad de vida en estos asentamientos, un grupo de investigadores de la Universidad Autónoma de Chiapas armaron un proyecto de casa sustentable, cuyo diseño contempla las costumbres y necesidades las familias indígenas, que también permite abastecer agua en tiempos de sequía. El proyecto consiguió reconocimiento internacional al ser galardonado con el Global Energy Award, un concurso anual con sede en Austria donde participaron más de 800 postulantes de 90 países con propuestas para conservación y protección de nuestros recursos naturales y uso de energías renovables.

El armado del proyecto fue realizado con estricto apego a las necesidades, costumbres consideraciones religiosas de las comunidades, llevando pláticas y consensos con pobladores de la comunidad tzotzil de Yalentay, en Zinacuatlán, Chiapas, donde previamente se había construido un colector pluvial comunitario. 
Revisando el diseño, se contemplan siete ecotecnologías, algunas siendo innovaciones totalmente inéditas:
  • Un piso firme con fibra antibacterial, lo que favorece la salud de sus habitantes.
  • Sistema de canaletas y filtros lentos para recolectar agua de lluvia para garantizar el abasto por meses.
  • Un fregadero ecológico que retira el jabón del agua que se haya usado para lavar, para su reutilización.
  • Un sistema de riego intermitente que ahorra hasta el 50 por ciento del agua en el riego de hortalizas y flores.
  • Baño ecológico que no usa agua y que reutiliza la orina como fertilizante
  • Regadera economizadora.
  • Sistema de bombeo a partir del pedaleo de una bicicleta para elevar el agua desde un colector de agua al tinaco.


También se instala una chimenea para movilizar el humo en la cocina, para reducir el riesgo de enfermedades respiratorias; una estufa ecológica que sustituye al fogón, que utiliza leña de forma más eficiente y así contribuir a la conservación de los bosques y un tanque arremetido en la cocina (medio tanque da al interior, la otra mitad da al exterior).
Este proyecto se planteó con tecnologías que marchan sin utilizar energía eléctrica ni combustibles fósiles; no contaminan el aire, ni emiten gases de efecto invernadero a la atmósfera y conservan el medio ambiente. Además, la construcción misma puede hacerse con material resistente a sismos. 
El modelo presentado es muy económico y da la alternativa de construirse en fases, para incorporar poco a poco cada tecnología.
Actualmente, la patente de este desarrollo se encuentra en proceso ante el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.


Fuente: jornada.unam.mx, energygloble.info

No hay comentarios:

Publicar un comentario